MODELOS DE ORIENTACIÓN
MARÍA MOLLEJO
=> Evolución de la orientación
=> Un poquito de teoría sobre la orientación
=> Competencias de un orientador
=> Modelos de orientación
=> Personalidad tipo dos, ayudador
=> Vídeo, Use proctector solar
=> Vídeo, El truco de la carta
=> Vídeo, No juzgues demasiado rápido
=> Reflexiones sobre los vídeos
=> Una de las mejores definiciones de la vida
=> La educación en imégenes
=> Un rincón especial
=> Cuentos para pensar
=> Por cuatro esquinitas de nada
=> Páginas interesantes
Contacto
Página grupal
Personalidad tipo dos, ayudador
Reflexión tipo de personalidad dos: ayudador
 
Al realizar la lectura de la personalidad tipo dos me visto identificada en algunos aspectos, pero creo que en otros mi personalidad no corresponde con este tipo. A continuación se extraen las partes del texto más importantes en las que me veo reflejada y en las que no.
 
El miedo básico de este tipo de personalidad es el de no ser amado ni deseado; y el deseo es sentirse amado. En esto sí me veo reflejada, ya que considero muy importante en mi vida tener el amor de quien me rodea y además necesito que me lo demuestren, esto puede deberse a la inseguridad que en ocasiones tengo.
 
Me gusta y disfruto siendo generosa, pero no creo que mi personalidad sea la más preciosa, al contrario, muchas veces veo a los demás como seres superiores a mí. Tampoco espero nada a cambio de un comportamiento generoso o altruista.
 
Mis intereses fundamentales se centran en el bienestar de las personas que tengo a mí alrededor, dejando de lado en ocasiones mis propias necesidades. Pero no por ello considero que los demás estén en deuda conmigo.
 
No creo que una de mis capacidades sea que soy capaz de que los demás vean en si mismos cualidades que antes no veían, ya que me cuesta ver a admitir las mías propias si no hay alguien de mi entorno que me lo corrobore. Tampoco creo que sea capaz de manipular para satisfacer mis necesidades.
 
De las tres cosas que creen las personas con este tipo de personalidad, me veo identificada en dos de ellas: que anteponemos las necesidades de los demás a las nuestras y que debemos dar para recibir. En la tercera afirmación no me veo muy identificada, no creo que deba ganarme un lugar en los afectos de los demás porque esto puede que signifique que en algún momento deje de ser yo misma para gustar a los demás.
 
Me siento atraída por las necesidades y sufrimientos de los demás ya que puede que algunos de ellos tengan su reflejo en mí, y me interesa ver como actúan y reaccionan los demás. Esto puede que se considere un tanto egoísta, me preocupo por los demás pata observar sus reacciones y ver como me pueden ayudar a mí. Aunque también hay que decir que esta preocupación no es siempre porque me vea reflejada, hay que tener en cuanta la capacidad de empática.
 
De los dos subtipos de alas que explica, me identifico con el ala uno: el servidor; con una mezcla entre el sano y el medio. Me considero una persona seria y estricta conmigo misma. Nos expreso a menudo mis sentimientos emocionales por miedo al rechazo o a que no sean recíprocos. Prefiero pasar desapercibida.
 
En lo referente al instinto social, sí considero importante en mi vida sentir que la gente de mi alrededor y la que conozco nueva me acepten y caerles bien, si no es así le doy muchas vueltas pensando en qué he podido “fallar” o que es lo que no les ha gustado. Por esto prefiero no ser el centro de atención, pero lo que si me agrada es que la gente se acuerde de mí.
 
A la hora de agradar, me gusta hacerlo pero sin agobiar a la persona, por lo que luego puedan pensar de mi. Esto puede que tenga algo de relación con mis inseguridades, que en ocasiones hacen que me cueste aceptar las muestras de afecto verdaderas como pruebas de amor.
 
Me gusta que los demás acudan a mi pata pedirme consejo o contarme algo, esto hace que me sienta alguien importante en sus vidas, pero a la vez considero que es una labor con responsabilidades, ya que puede que no aconsejes de la mejor manera posible y falles a esa persona.
 
No me considero una persona soberbia, y tampoco estoy de acuerdo con la frase “si no fuera por mí ¿Qué sería de ti?” ya que no me creo imprescindible.
 
No expreso con franqueza mis necesidades y deseos, lo hago de una manera indirecta para procurar no intimidar ni poner aprietos a alguien. Pero cuando no tengo más remedio que hacerlo, sé a quien acudir.
 
Creo que soy una persona algo celosa (derivado de mis inseguridades), tiendo a preocuparme en exceso por la otra persona; aunque lo que nunca he hecho, al menos conscientemente, es modelarla para satisfacer mis propias necesidades, no creo que yo posea esa capacidad.
 
Por último, creo que me ayudaría mucho aprender a quererme más, para no sentirme tan insegura y así poder a ayudar mejor a la gente de mí alrededor. Esto me ayudaría también a proyectar una imagen mas positiva de mi misma.

Hoy habia 1 visitantes (13 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=